LOS MARQUINA.

Red Uno Bolivia.- Después de la pedida de mano de Carlos Marquina a Gabriela Zegarra, que causó revuelo en todo el país y las redes sociales, finalmente se calmaron las aguas y ahora se viene la interrogativa ¿Dónde? y ¿Cuándo será la boda?

Te puede interesar: Los Marquina causaron furor en las redes sociales

En exclusiva la feliz pareja nos brindó información de todos estos detalles, además contaron, lo que vivieron luego de este suceso y expresaron sus sentimientos del antes y el después de la pedida de mano, que para muchos fue sorpresiva.

Carlos ya tenía todo bien preparado para sorprender e impresionar a la bella Gaby, que desde que se conocieron le contó de su sueño de viajar a París. Días previos al viaje a París, con ayuda de su hermana compró el anillo en Cochabamba y buscó a un sastre que le hiciera el traje que uso en la pedida de mano.

El beso después de sí de Gaby en París.

“Cuando me hicieron la propuesta de este viaje a París, que era solo para mí, dije es ahora o nunca de cumplirle el  sueño de Gaby y fue así, solicité llevarla para pedirle matrimonio en La torre Eiffel. Todo fue por amor, por mucho amor a ella”, señaló Carlos, aún con la emoción de cuando hacia su trasmisión al vivo en su Facebook live, aquél jueves en la “ciudad de amor”.

A esto preguntamos a Gabriela qué pasaba por su mente en ese momento y si lo esperaba y esto fue lo que respondió:

“Me nuble… no recuerdo que dijo, ni yo me acuerdo lo que hable tuve que volverlo a ver el video (riendo). Sinceramente no me lo imagine, tampoco lo esperaba… Muchas veces hablamos del tema y yo le había dicho que quería casarme de viejita cuando las tormentas  pasaran, cuando el uno haya aprendido del otro lo suficiente, cuando podamos sentarnos tranquilos a recordar todo lo que alcanzamos juntos… Recién ahí, darnos un eterno sí”.

Ambos coinciden que el matrimonio sea en este octubre, por lo civil y religioso. Tienen pensado este mes ya que es cuando cumplen un aniversario más y en caso de no darse, de igual manera no pasará de este año y ya es algo que lo están preparando con mucha cautela.

A Gaby le gustaría que la boda sea en el Salar de Uyuni o en La Paz. Por otro lado Carlos está dispuesto a complacer a su amada en todos sus sueños, así que, seguramente la tierna parejita se nos case en uno de estos dos lugares.

En cuanto a la luna de miel, aún no tienen nada claro, ya que ambos tienen en mente distintos sitios por visitar, así que eso tendrán que sentarse a conservarlo y tomar la decisión acertada, para disfrutar al máximo este momento especial después del matrimonio.

“Mi luna de miel quisiera que fuera donde haya mucha nieve, me gusta mucho el frió”, aseguró, Gabriela.

A Carlos le gustaría que sea en un lugar más caliente.

“Como ya la pedida de mano fue Paris, ahora la luna de miel tiene que ser en un lugar que a mí me guste”, dijo Carlos, graciosamente en la entrevista.

Sin duda alguna ni la fecha, ni el lugar donde sea la boda, ni a dónde irán para la luna de miel, cambiará el gran amor que se tienen y lo que ya está consolidado en la pareja y que mejor prueba de ello, son sus dos hijas, la bebé Conny y la mayor Nicky, quien gritó de emoción, contó Gaby, tras saber que muy pronto verá a su mamá vestida como una princesa y muy hermosa.

Tanto Carlos como Gabriela, dejaron en claro, que un papel firmado no hará la diferencia en sus vidas, sin embargo, son conscientes de que sí, es un compromiso más serio y que están dispuestos asumir, con mucha responsabilidad.

Compártelo en redes sociales