Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, hoy 31 de mayo, se promueve la promoción de hábitos saludables, entre ellos se enumeran los motivos por los que es mejor no fumar al volante.

Fumar mientras se conduce es igual a una distracción mínima de 4 segundos es un tiempo que a una velocidad constante de 110 km/h, puede hacer que recorramos alrededor de 120 metros en los que perdemos cierto control sobre el coche. Estos segundos y los metros recorridos pueden resultar fatales, si por ejemplo, circulamos por una carretera con mucho tráfico.

Lo que puede pasar si lo hacemos:

Movie GIF - Find & Share on GIPHY

1- Disminuye nuestra atención y nos distrae. Se busca el paquete, se saca el cigarrillo, se localiza el encendedor, se enciende el cigarrillo. Durante todo este tiempo se retira la vista de la carretera y una mano del volante y, además, se sigue conduciendo.

2- Perjudicamos a nuestros acompañantes. Al fumar dentro de un coche, el aire queda más concentrado que si se hace fuera y los pasajeros se convierten en fumadores pasivos.

3- Podemos quemarnos, provocando una reacción de alarma que ocasione un accidente. La quemadura puede afectar al conductor pero también a los asientos del vehículo.

4- Una vez terminado el cigarro si lo tiramos por la ventanilla podemos provocar un incendio o daño a otra persona que logremos alcanzar con la colilla.

Compártelo en redes sociales