Al salir el miércoles de una iglesia donde quiere iniciar una especie de búsqueda espiritual, Justin Bieber tuvo un percance con uno de los paparazzis que lo esperaba en las afueras, para tomarle fotografías. Creyendo que la prensa ya se había hecho a un costado, el artista subió a su camioneta y emprendió camino, sin darse cuenta que uno de ellos estaba muy pegado a su vehículo y terminó arrollándolo y echándolo al piso.

Inmediatamente, el cantante bajó de su camioneta para auxiliar al herido, quien afortunadamente no sufrió mas que golpes y algunas heridas leves en una pierna. Después de 10 minutos de esperar al servicio médico, el fotógrafo fue trasladado al hospital Cedars Sinaí de Los Ángeles (EE UU). Antes de irse del lugar, que abandonó en el coche de un amigo mientras otro conducía su vehículo, habló con la policía.

Vea el video:

Compártelo en redes sociales