Los niños de tres años que beben tres tazas de leche entera de vaca al día son en promedio 1.5 centímetros más altos que los que toman leche deslactosada u otra alternativa, publicó el American Journal of Clinical Nutrition.

Los investigadores creen que esto se debe a que el contenido de grasa y proteínas de la leche que no es entera disminuye el crecimiento de los niños.

“La altura es un indicador importante de la salud y el desarrollo de los niños. Muchos padres ahora están eligiendo la leche no entera para sus niños, la cual puede tener un bajo contenido de nutrición”, destaca el autor del estudio, Jonathon Maguire, del St. Michael Hospital de Toronto.

Compártelo en redes sociales