Las fracturas por estrés suelen ocurrir en los huesos de la parte inferior de la pierna y el pie. Es decir en la tibia y el peroné, los metatarsos, el talón y el tobillo.

Este tipo de roturas ocurren por esfuerzo o por fatiga, en la que se generan pequeñas roturas o micro traumatismos en los huesos, esto debido al impacto del sobreuso, según un estudio publicado por la revista Current Orthopaedic Practice.

¿Quiénes están en riesgo?

Los que entrenan en exceso

Los huesos necesitan también un respiro, si aumentas la intensidad y frecuencia tus huesos no podrán repararse naturalmente.

Los corredores, bailarines, tenistas, futbolistas y quienes hacen caminatas de larga distancia (incluido el personal militar) tienen una mayor predisposición a sufrirlas.

Como evitarlas

Una vez que puedas caminar sin dolor podrás intentar trotar un poco, pero a la menor molestia tendrás que parar. Es importante que construyas tu kilometraje poco a poco, comenzando con tan solo unos minutos.

Compártelo en redes sociales