Se trata de la comida elaborada utilizando como ingrediente principal al carbón activado, un producto sin sabor y de ventas en farmacias.

En esta línea salen panes, helados, macarons, cruasanes, batidos, donuts… cualquier producto susceptible de ser coloreado de negro se convierte en rabiosa tendencia. Lo último de lo último es el “Charcoal latte”, una bebida elaborada con leche vegetal y coloreada con carbón activado. Unas semanas antes, moría otra tendencia muy similar llamada “Black latte”, en la que se elaboraba la bebida con sésamo negro, otro de los ingredientes que, junto a la tinta de calamar, sirve para teñir la comida de oscuro.

Ya hace un tiempo que existe el agua mineral negra, enriquecida con ácido fúlvico, lo sorprendente es que ahora, en un alarde de necesaria innovación, ha salido al mercado el café transparente, que pretende ser una alternativa al café convencional que mancha el esmalte dental. La cuestión parece ser cambiar el color lógico y habitual de la comida, llevándolo al extremo que a nuestro cerebro le cuesta reconocerlo como alimento.

¿Qué es carbón activado?

Se usa como blanqueador, para solucionar problemas de gases intestinales y al que también se le atribuyen propiedades depurativas.

Seguir leyendo
Compártelo en redes sociales