ESTILO DE VIDA

Red Uno Bolivia.- Según investigación médica, existen cinco factores esenciales que podrían dañar tu objetivo de tener un peso ideal, los cuales no tienen nada que ver con la fuerza de voluntad para hacer dieta o comer alimentos con bajas calorías, según un reportaje de la BBC de Londres.

  1. Microbios intestinales

El profesor Tim Spector, señala que existen diminutos organismos (microbios) que viven en las profundidades del intestino. “Cada vez que comes, alimentas cien billones de microbios. Nunca cenas solo”, dice.

El estudio de estos microbios se descubrió en el análisis de las heces fecales: “Cuanto mayor es la diversidad, más flaca es la persona. Si tienes sobrepeso, tus microbios no son tan diversos como deberían ser“, señala el profesor, quien encontró el mismo patrón en un estudio en que se analizaron a 5.000 personas.

Tener una dieta sana y variada, rica en diferentes fuentes de fibra, ha demostrado ser clave para crear una gama muy diversa de microbios intestinales.

Entre las buenas fuentes de fibra dietética están:

  • Los cereales integrales para el desayuno
  • Las frutas, incluidas las bayas y las peras
  • Las verduras como el brócoli y las zanahorias
  • Los frijoles
  • Las legumbres
  • Las nueces
  1. La lotería de genes

La variación de los genes que heredamos tiene un efecto de entre 40% y 70% en nuestro peso, así lo confirmaron científicos de la Universidad de Cambridge “Es una lotería”, señala la profesora Sadaf Farooqi.

Ahora está muy claro que los genes están involucrados en la regulación de nuestro peso y si usted tiene una falla particular en algunos genes, eso puede ser suficiente para estimular la obesidad“.

Hay al menos 100 genes que pueden afectar el peso, incluido uno llamado MC4R, el cual, a través del cerebro, ayuda a controlar el hambre y el apetito. Las personas con una falla en este gen tienden a tener más hambre y anhelan alimentos con más grasa.

  1. El truco de la hora

Es recomendable ingerir los alimentos en horas adecuadas, pues está claro que mientras más tarde comamos, más probabilidades hay de que subamos de peso, así lo afirma el doctor James Brown, quien es experto en obesidad.

“El cuerpo está programado de tal manera que manejamos con mayor eficiencia las calorías durante el período diurno, cuando hay luz, que cuando es de noche, cuando es oscuro”, explica.

Por esa razón, las personas que trabajan turnos en horarios erráticos podrían enfrentar una batalla particular para evitar subir de peso.

Es recomendable consumir la mayor parte de las calorías antes de las 19: 00 horas, para evitar subir algunos kilos.

  1. Engaña a tu cerebro

El experto científico británico, Hugo Harper, asegura que la mejor estrategia es: eliminar las tentaciones visuales. En vez de consumir masas dulces en tu merienda, reemplaza por frutas y alimentos saludables.

Apela por las versiones dietéticas de los refrescos y trata de reducir las porciones de tus meriendas más que quedarte sin ellas.

“La gente no tiende a notar una diferencia cuando el tamaño de sus porciones se reduce en un 5%, 10%”, indica Harper.

  1. Las hormonas

La cirugía bariátrica que implica la reducción del tamaño del estómago hasta en un 90%,  es el método más efectivo contra la obesidad, ya que hace que aumenten las hormonas que nos hacen sentir saciedad y que disminuyan en número las que nos hacen tener hambre.

“Los pacientes sienten menos hambre, están comiendo menos y están perdiendo entre 2 y 8 kilos en solo 28 días”, señala la doctora Tricia Tan.

Te puede interesar: Descubren que el té negro también ayuda a bajar de peso

 

 

Compártelo en redes sociales