ESTILO DE VIDA.

Red Uno Bolivia.- Una buena jornada de sueño es la receta ideal para evitar arrugas y líneas de expresión. Pero cuidado en la posición en la que lo haces, ya que colocar el rostro en la almohada y permanecer así durante toda la noche, genera una tensión prolongada sobre la piel y la empuja en una dirección perpendicular a la de los músculos faciales.

Te puede interesar:Aplique la técnica 478 para dormir rápido

Este frotamiento da como resultado las líneas diagonales en las mejillas, las arrugas en la frente y las patas de gallo. Por si esto fuera poco, la tela de la almohada actúa como un papel que absorbe toda la humedad del cutis y debilita el colágeno y por esto aparecen las denominadas “líneas del sueño”.

 

 

Para no sufrir por las arrugas, existen varios remedios, la más fácil es dormir siempre boca arriba. Si eres de las que no concilia el sueño a menos de que tenga el rostro sobre la almohada, puedes optar por almohadas fabricadas a partir de fibras de óxido de cobre, las cuales son tan cómodas como las que utilizas habitualmente para dormir.

Este mineral, además de poseer propiedades antibacterianas, es muy útil para activar la renovación celular de las proteínas. Esto significa que agiliza el proceso de formación de colágeno por lo que, en teoría, no solo no provoca envejecimiento precoz, sino que rejuvenece.

Pero si no encuentras esta nueva tecnología en almohadas, puedes optar por una funda de seda, misma que puede hacer que tu piel tenga un aspecto más juvenil cada mañana. La seda es un material que permite a la piel deslizarse más fácil y contribuye a que ésta se mantenga más hidratada.

¿Tu cómo duermes?

 

 

Compártelo en redes sociales