A partir de los 40 años el magnesio es un mineral imprescindible. Y es que nuestro cuerpo absorbe una menor cantidad de alimentos y el déficit de nutrientes puede derivar en varias enfermedades, además de envejecimiento.

Beneficios

El magnesio ayuda a fortalecer los huesos y las articulaciones. Así, elimina el calcio que se acumula en algunas zonas de nuestro cuerpo, y lo lleva a los huesos.

Con el magnesio se reduce el agotamiento intelectual, se minimiza la atrofia muscular y se corrige el desequilibrio mineral en nuestro cuerpo.

Los principios activos del magnesio alivian la fatiga y se previenen problemas de próstata.

Como el magnesio se concentra sobre todo en el corazón, el hígado, el cerebro y los riñones, su carencia puede originar diferentes dolencias.

Ingredientes

1 vaso de agua (200 ml)

1 cucharada de cloruro de magnesio (10 g)

El jugo de ½ limón

1 cucharadita de miel de abejas (7,5 g)

hielo (opcional)

Preparación

Añade una cucharada de cloruro de magnesio en un vaso de agua y mezcla hasta que se disuelva.

A continuación, añade el jugo de limón, la cucharadita de miel y, si lo deseas, unos cubitos de hielo.

¿Cuándo debo tomarlo?

Deberíamos consumir este remedio casero 4 veces por semana en un período de dos meses.

Al ser un suplemento de dieta, es preciso utilizarlo bien para obtener los beneficios del magnesio sin poner en riesgo la salud.

Con objeto de evitar los efectos adversos del magnesio, lo recomendable es tomar este remedio detrás del desayuno.

Algunas advertencias sobre el cloruro de magnesio

No debemos confundir el cloruro de magnesio cono el cloruro de sodio (este último es la sal común).

Un exceso de cloruro de magnesio en la dieta puede causar complicaciones. Al actuar como laxante puede interrumpir la absorción de nutrientes.

Compártelo en redes sociales