Los edulcorantes artificiales se han asociado al aumento de peso, la diabetes y las enfermedades cardiacas, aunque no han mostrado necesariamente que ocasionen estos daños. Ahora, dos investigaciones relacionan los refrescos con el riesgo de sufrir Alzheimer.

El primer estudio, publicado en la revista médica ‘Stroke’, encontró que el consumo de bebidas refrescantes ‘light’ estaba asociado a un mayor riesgo de derrame cerebral y demencia, incluyendo el Alzhéimer. El segundo estudio, publicado en ‘Alzheimer & Dementia’, asoció un mayor consumo de bebidas azucaradas con indicadores del Alzhéimer preclínico.

Compártelo en redes sociales