Alfredo Borda García, de ocupación albañil, es el padre de los dos menores que murieron intoxicados en un incendio en el barrio El Bajío. Ambos eran hermanos, de 7 y 5 años de edad, y habrían ido a la casa de su mamá por vacaciones, ya que sus padres estaban separados hace 2 años.

Según el informe los menores murieron por inhalación de monóxido de carbono, que se produjo porque un ropero se quemó dentro del cuarto en el que dormían.

Alfredo cuenta que él se encontraba trabajando y recibió la mala noticia por teléfono. Él estaba a cargo de la crianza de los niños desde la separación de su mujer, hace dos años. Aún no se sabe nada de la madre.

 

Compártelo en redes sociales