Súper Deportivo.- Las repercusiones del clásico paceño suman, en filas de Bolívar no solo se lamenta la pérdida de tres puntos y expulsión de Ronald Raldes, sino también una posible baja de Romel Quiñonez a consecuencia de un esguince en su pulgar izquierdo.

Según el informe médico compartido por el galeno Guillermo Aponte, Quiñonez sufrió una lesión durante las grescas que se suscitaron en los minutos finales del partido. Imágenes registradas por la televisión reflejan al técnico César Farías sujetando bruscamente el dedo del guardameta para separarlo del segundo portero “Atigrado”, José Peñarrieta.

Cabe recalcar que segundos antes, el delantero Marcos Riquelme le propinó un golpe en el rostro a Peñarrieta y con la finalidad de evitar reacción similar, Quiñonez sujetó fuertemente al futbolista gualdinegro.

“El jugador está bajo observación y no va a poder entrenarse hoy. Tiene una parte de impotencia funcional y la zona aún está inflamada”, sentenció Aponte, al momento de remarcar que el arquero podría perderse la contienda ante Delfín, por Copa Libertadores, e incluso la contienda semifinal de vuelta ante The Strongest.

Nuevamente, esta acción pone en el “ojo de tormenta” al flamante entrenador del seleccionado, quien reemplazó a Mauricio Soria hace unos días. El ex técnico de la “Verde” fue alejado del cargo por los directivos federativos haciendo prevalecer una cláusula de mal comportamiento existente en su contrato.

Observar a Farías lesionando a uno de los mejores goleros del país e incluso titular inamovible de la selección en su momento convierte en blanco de ácidas críticas al venezolano.

Compártelo en redes sociales