Red Uno De Bolivia.- La joven boliviana de 23 años de edad que fue encontrada muerta y deja una niña de 8 en la orfandad, Rosalva Gómez llegó sola a Iquique para trabajar en una peluquería, donde se desempeñaba como manicurista desde el año 2016. Según una colega de trabajo que guardó su identidad, manifestó siempre hablaba de su pequeña hija  y estaba ilusionada porque en los próximos días cumplirá 8 años.

El cuerpo de Gómez, de 23 años, fue hallado el lunes por la gendarmería chilena a un costado de una carretera en las afueras de Iquique con un disparo en la cabeza y amarrada de pies y manos, según fuentes del Ministerio Público de esa ciudad.

El último contacto con ella fue vía whatsapp el domingo a las 21:30 y luego perdieron cualquier tipo de comunicación con la infortunada, quien hacia siempre referencia a su primogénita y que dejó un mensaje en su portada de cuenta de Facebook con el lema: “El amor de mi vida eres tu mi princesa”.

El presidente del estado Evo Morales, expresó su solidaridad con la familia y exigió justicia a las autoridades correspondientes, “Nuestra solidaridad a la familia de la hermana Rosalva Gómez, que murió brutalmente asesinada en Iquique. Pedimos justicia” en su cuenta de Twitter:

Te puede interesar: Internacionales

Compártelo en redes sociales