Fabio Dorado, un joven boxeador de 16 años, perdió la vida al pelear con un competidor que no es de su categoría. La pelea fue en la ciudad de Trinidad, Beni en el campeonato nacional de Boxeo, donde a raíz de los golpes que recibió el boxeador cruceño cayó al piso.

Muchos especialistas en el boxeo dicen que esa pelea no contó con las medidas de seguridad porque se peleó en un lugar cerrado y no en un ring oficial. Además existe la diferencia de edad con el contrincante ya que es mucho mayor.

Aducen que el único culpable es el entrenador por dejarlo pelear y no arrojar la toalla para que se suspenda la pelea, que se dio el pasado 5 de mayo. Sin embargo, la familia se ha negado en presentar la denuncia en contra de alguno de los sindicados.

Compártelo en redes sociales