El brasileño acribillado anoche, que fue identificado como Reginaldo Fernández de Almeida (35), identidad boliviana, realmente se llamaba Marcelo Gomes de Oliveira, era uno de los 10 criminales más buscados en Brasil desde el año 2005.

Esta semana un tribunal de Brasil lo había condenado a 42 años de cárcel y recientemente esta condena fue revocada por el Ministro del Tribunal Federal, tiene antecedentes de asesinato y narcotráfico. De acuerdo al informe de la policía vivía hace 1 año en Bolivia, hasta el momento el cuerpo del fallecido continúa en la morgue de Santa Cruz.

Compártelo en redes sociales
 
Hombre muere acribillado por sicarios en la Banzer
La hipótesis que maneja la policía es que el hecho ocurrió por ajuste de cuentas.
LEER MÁS