Después de 20 días de búsqueda y de constantes operativos, la policía dio con la captura de Javier Rivas García alias “Negro Plata” en Yapacaní, quien mató a golpes a su expareja, Rosario “Charito” Herbas (40) el pasado 6 de julio en el kilómetro 9 doble vía la Guardia.

Aquel entonces “Charito” estaba tirada en el baño con severos golpes en el rostro lo que derivó, según el médico forense, a un traumatismo facial, causándole la muerte. El feminicidio ocurrió delante de la hija de 11 años de la víctima.

Luego de cometido el crimen, Javier Rivas huyó y para evitar ser identificado, se cambió el nombre a Javier de la Vega, desviando así la investigación policial, sin embargo los investigadores, pudieron ubicarlo y aprehenderlo.

Se conoce que Javier Rivas era pareja de la víctima “Charito” Herbas y que Rivas habría terminado dicha relación y entabló otra con Sonia Herbas, hermana de la occisa.

Para la policía es claro que el móvil del feminicidio es la traición amorosa de la señora Rosario Herbas, ya que ella, al descubrir la infidelidad de su pareja, hizo su vida con Pablo Chávez, su actual pareja.  Hoy fue presentado en el Comando Departamental de Santa Cruz.

También puedes leer: Familia de víctima de feminicidio exige justicia

Compártelo en redes sociales