COMUNIDAD

Red Uno Bolivia.- Chóferes y peatones no se salvan de su responsabilidad en las calles y ambos ponen en riesgo su integridad física y la de otros ciudadanos con actitudes al margen de la ley de Tránsito. A esto se suman los bocinazos y las protestas por el caos vehícular que existe en las grandes urbes y según datos aportados por Tránsito, hay un promedio de 10 accidentes al mes por imprudencia.

La falta de educación vial en La Paz es evidente la ver a peatones que cruzan las calles en lugares no permitidos, ignorando los pasos de cebra y las pasarelas, y eligiendo caminar en medio de las movilidades. Por su parte los chóferes no respetan las paradas y las luces del semáforo, hablan por celular mientras manejan o se comunican por mensajes esperando ganarle a la luz amarilla sin saber que eso significa precaución.

También te puede interesar: Discusión de dos conductores, terminó en muerte tras accidente de tránsito.

Compártelo en redes sociales