Ante las pérdidas millonarias que generaba por día, el paro de los trabajadores aduaneros, el gobierno de Michelle Bachelet reconoció los efectos ordenando ejercer a la Policía de Investigaciones y Carabineros, las funciones aduaneras restableciendo el servicio así como también la vía libre al transporte pesado en frontera.

Al lugar llegaron aduaneros de Valparaíso, para colaborar con los servicios de aduana como hacer una replanificación de los camiones que ingresan al puerto para su respectiva carga y descarga.

Por otro lado, mediante un comunicado la administración chilena reconoció los efectos de la medida de presión pese al restablecimiento de los servicios aduaneros “se ha constatado una afectación importante del funcionamiento de pasos de frontera así como de puertos”.

Compártelo en redes sociales