NACIONAL

Red Uno Bolivia. –  Ante las amenazas de los pobladores de Yamparaez de tomar las instalaciones del aeropuerto de Alcantarí en Sucre, la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Aeronavegación Aérea (AASANA) decidió suspender las operaciones aéreas hasta nuevo aviso, debido a la situación tensa que se vive en esta ciudad por el conflicto del campo gasífero Incahuasi.

Los vuelos desde la capital del Estado hacia los diferentes destinos del país se vieron paralizados y reprogramados por las aerolíneas Boliviana de Aviación (BoA), Transporte Aéreo Militar (TAM), Amaszonas y Ecojet, ante el temor de la toma y las constantes movilizaciones. La medida tuvo como consecuencia una pérdida económica de al menos Bs 35.000.

 

El director Ejecutivo de AASANA, Mauricio Arévalo, informó que los servicios se reanudarán el lunes en Alcantarí, por lo que pidió mayor refuerzo policial para garantizar la seguridad de los pasajeros y los funcionarios que trabajan en esa terminal.

Te puede interesar: Sólo queda una huelguista chuquisaqueña y aún no hay solución sobre Incahuasi

 

Compártelo en redes sociales