INTERNACIONAL 

Red Uno Bolivia.- El cirujano británico Simon Bramhall, de 53 años admitió en audiencia que marcó con sus iniciales SB los hígados de dos pacientes durante dos trasplantes pero rechazó otros dos de lesiones. Bramhall fue en ese entonces suspendido y se le abrió un expediente disciplinario. En mayo de 2014 presentó su dimisión tras 12 años trabajando en el centro hospitalario.

Los hechos ocurrieron en Birmingham entre febrero y agosto de 2013, concretamente en el hospital Queen Elizabeth de la ciudad inglesa. Bramhall tatuó en los órganos sus iniciales, ‘SB’. Para elló, usó un láser de gas argón coagulador, que se utiliza para evitar hemorragias.

Las lesiones no causaron daños en los pacientes y deberían haber desaparecido por sí solas. Sin embargo, uno de los hígados estaba dañado en el momento del trasplante y la evolución no fue la habitual. Otro cirujano se encargó de volver a operar y fue cuando descubrió el tatuaje.

También te puede interesar: Shakira necesita al mejor cirujano del mundo para tratar sus cuerdas vocales

Compártelo en redes sociales