NACIONAL.

Red Uno Bolivia. – Mientras los hospitales públicos lucen vacíos en la consulta externa y solo se atiende las emergencias debido al paro médico que ya cumplió 27 días; la figura es distinta en las clínicas privadas, en donde acude la población para hacerse atender y buscar algunos especialistas. Pese a las limitaciones económicas, no queda otra que hacerse atender de sus dolencias.

“Los pacientes comunes estamos fregados, ¿no?”, “nosotros tenemos la necesidad de ser atendidos y tenemos que cancelar por un servicio que debía ser gratuito”, “ seguro que hay que arreglar las  cosas, no se puede cortar en salud, es importante la salud”, “me derivaron al San Juan de Dios para hacerme curar”, “acá tiene otro costo y uno tiene que acudir para ser atendido y no esperar hasta último momento”, son algunos de los reclamos más comunes de los pacientes.

¿Pero qué pasa con la gente que no tiene dinero para acudir a una clínica privada? “O se muere o se friega o tiene que aguantarse”, reclamó otro paciente. En el caso de doña Adelaida, una joven madre, que llegó desde el hospital oncológico a una clínica por un electrocardiograma para su niño de tres años que tiene un tumor en el estómago.

Tiene un tumor y quiero hacer esto para que mañana entre a cirugía. Vengo a hacer un electrocardiograma, pero no me van a atender”, expresó sollozando. Esto demuestra que mientras los médicos dejaron los consultorios y el gobierno no acceda a su pedido, quienes la pasan muy mal, son los enfermos.

También te puede interesar: Inspeccionan hospitales por inasistencia de médicos

Compártelo en redes sociales