El Ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero fue quien explicó que el  evento sirvió para el análisis y la búsqueda de soluciones a las causas estructurales y sistémicas, que provocan la movilidad humana de un Estado a otro y el impacto del cambio climático, la crisis económica, las guerras y las políticas intervencionistas sobre los flujos migratorios. Para ello se plantea la creación de una ciudadanía universal.

Sin embargo, no se puede aspirar a dicha ciudadanía de alcance mundial, sin antes lograr una ciudadanía regional entre los países latinoamericanos. Como ejemplo se toma al continente Europeo en donde pese diferencias de idiomas, conflictos bélicos y políticos, poseen políticas de integración que benefician a todos sus ciudadanos.

Este evento fue organizado por el gobierno boliviano, se realizó durante dos días en el municipio de Tiquipaya en Cochabamba en el cual participaron aproximadamente 4.500 delegados de 43 países de 4 continentes.

Compártelo en redes sociales