INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Este domingo, agentes de la Guardia Civil de Almería lograron encontrar el cadáver de el niño Gabriel Cruz de ocho años, quien se encontraba desaparecido desde el 27 de febrero, manteniendo en vilo a la opinión pública de España. La autopsia reveló este lunes que la causa del fallecimiento fue el estrangulamiento.

Cientos de personas se habían abocado a buscar al pequeño que fue descrito por sus familiares y conocidos como un niño adorable que siempre sonreía y derrochaba alegría.

El desenlace del caso dejó a todos atónitos y en conmoción: Ana Julia Quezada, de 35 años y nacida en República Dominicana, transportaba en el maletero de su auto el cuerpo del pequeño.

Quezada quien era la pareja del padre de Gabriel, nacido de una relación anterior, había demostrado mucha desesperación durante las tareas de rescate del niño; incluso brindó declaraciones a diferentes medios expresando su deseo de que fuera hallado sano y salvo.

El niño estaba de vacaciones en la casa de su abuela en la pequeña población de Hortichuelas, en el Parque Natural del Cabo de Gata, una zona de playas solitarias e idílicas en el sur del país que en verano se convierte en solicitado destino turístico.

Desde que se denunció la desaparición, las autoridades pusieron en marcha un gran operativo de búsqueda y los medios de comunicación cubrieron ampliamente el rastreo.

El descubrimiento de la muerte de el niño Gabriel y las circunstancias que rodean al caso ha causado enorme conmoción en el país europeo, en el que hasta el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, lamentó lo ocurrido.

Tras su detención, se desvelaron detalles inquietantes de su biografía. Según informan los medios locales, las fuerzas de seguridad investigarán su papel en la muerte en Burgos de una niña de 4 años a la que cuidaba años atrás.

También le puede interesar: Encuentran el cuerpo del taxista desaparecido el mes de diciembre

Compártelo en redes sociales