INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- A través de un tuit, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó la liberación de los tres rehenes estadounidenses que permanecían detenidos en Corea del Norte. La decisión fue determinada durante la visita a Pyonyang del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien los lleva de vuelta en su avión.

Los tres prisioneros eran los últimos estadounidenses en poder del régimen de Kim Jong-un. Tras la muerte del estudiante universitario Otto F. Warmbier, quien fue devuelto en fase terminal, hecho que dejo en un punto crítico las relaciones entre ambos países.

Kim Hak Song, estaba trabajando en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang (USTP) cuando fue detenido en mayo de 2017. En el momento de su arresto, el académico se encontraba en la estación de tren de Pyongyang donde esperaba un tren para regresar a su casa, en la ciudad china de Dandong pero fue detenido. Se le acusó de actos hostiles contra el gobierno.

Kim Sang Duk, conocido como Tony Kim, fue arrestado en abril de 2017 en el aeropuerto de Pyongyang cuando intentaba abandonar el país después de permanecer durante unas semanas dando clases en la universidad USTP, fundada por evangelistas cristianos extranjeros. En su caso, el régimen le acusó de haber cometido actos criminales hostiles destinados a derrocar al gobierno.

 

Kim Dong Chul, un hombre de negocios y pastor, fue condenado en abril de 2016 a diez años de trabajos forzados después de ser arrestado por subversión y espionaje. Confesó en televisión hace dos años que había intentado robar secretos militares para Seúl, probablemente coaccionado por el régimen.

 

También te puede interesar: Corea del Norte asegura estar lista para discutir con EE.UU. su desarme nuclear

Compártelo en redes sociales