En las calles de la ciudad de Santa Cruz muchos drogodependientes se están dedicando a cuidar autos y los vecinos se sienten presionados para pagar por este servicio que no es legal ni está controlado por nadie. Este fenómeno se da en los mercados, las iglesias y eventos públicos.

Vecinos denunciaron que sienten miedo por la inseguridad que generan y además que en la mayoría de los casos tienen que pagar arriba de 5 Bs.

Compártelo en redes sociales