Fueron ocho años de relación que tuvieron Emma Rojas Rivero (41) con Agustín  Gutiérrez y fruto de ello, tuvieron dos hijos: de siete y cuatro años en la actualidad. Vivian en el barrio Amboró por la zona de Los Lotes, en una relación que parecía de lo más normal sin inconvenientes ya que según cuentan los hermanos de Emma, su concubino no mostraba señales de ser violento y era muy callado con su familia; nadie sospechaba en cuál sería el desenlace fatal.

Ocurrió este pasado miércoles por la mañana; la hija mayor de Emma con otra pareja, Erika Rojas de 21 años, recibió la llamada de su padrastro quien sin ningún remordimiento le decía “ve a ver a tu madre, la mate”. En un arranque de celos Agustín Gutiérrez la asfixió cometiendo así un crimen más de feminicidio en nuestra ciudad. Hoy los familiares de Emma, piden justicia con la pena máxima para quien ellos consideraban parte de su parentela.

Fue la rápida reacción de la policía la que dio con el paradero de Agustín Gutiérrez quien luego del crimen buscaba recursos para huir hacia la frontera, pero que fue interceptado tres horas después próximo al cuarto anillo y avenida Cristo Redentor; según informo la policía. No negó haber cometido el hecho y este jueves por la tarde debe realizarse su audiencia cautelar.

La hija añadió que en varias oportunidades su madre había sido víctima de violencia por lo que sentó una denuncia y se separaron, pero  hace cinco meses retomaron la relación hasta que ocurrió el hecho.

 

Compártelo en redes sociales