La justicia de Alemania condenó al enfermero por haber matado en primera instancia a dos pacientes, pero una comisión de investigación especial estableció que Niels Hoegel cometió al menos 84 asesinatos, en Alemania entre 2000 y 2005.

Hoegel mató a la mayoría de sus pacientes administrándoles sobredosis de medicamentos cuando estaban en reanimación, además confesó a un psiquiatra sobre otros cincuenta asesinatos, y de otros sesenta intentos de asesinato que llevaron a la policía a abrir nuevas investigaciones en enero de 2014.

En el desarrollo de su juicio Hoegel pidió perdón a las familias y justificó sus actos por “aburrimiento“. El caso salió a la luz en 2005, cuando un compañero de trabajo lo sorprendió administrando una inyección no autorizada a un paciente de una clínica de Delmenhorst.

Además se informó que él provocaba paros cardíacos a sus pacientes para reanimarlos y quedar como héroe. Es posible que hayan más víctimas.

 

Compártelo en redes sociales