COMUNIDAD

Red Uno Bolivia.-  Cochabamba celebra la fiesta icónica de los valles de Cochabamba donde cientos de creyentes piden hijos y abundancia al Tata. Caracterizado por ser una festividad pagano – religiosa Santa Vera Cruz se cumple cada tres de mayo de todos los años. De acuerdo a la tradición mujeres y madres van a pedir una “wawa”, llevan muñecos que representan su anhelo para dejarlos a los pies de la cruz del “tata” y las que no pueden tener se llevan uno, una vez que han sido bendecidos estas imágenes representan la esperanza de tener un hijo.

El templo está ubicado en el km. 7 de la avenida Petrolera, cada año recibe cientos de turistas, la mayoría son del interior del país. Los feligreses se quedan apostados frente al templo, donde hacen arder velas que representan a los miembros de su familia orando por buena salud y trabajo.

Otros queman la bosta de algunos animales, estas cenizas son llevadas a los sembradíos y esparcidos en los corrales. Los creyentes esperan lograr la fertilidad de  los campos  y los animales de granja se multipliquen.  Los agricultores de los valles llevan papa, choclo y otros productos, para que no les falte y que haya mucha abundancia de estos.

Esta festividad se caracteriza por las coplas acompañadas de guitarras y charangos que hablan de la fecundidad humana y otras peticiones al Tatala (significa abuelo, abuelito o “señor extraño”).

Compártelo en redes sociales