POLICIAL

Red Uno Bolivia.- Filemón Peñaranda un agricultor de 48 años de la localidad de San Julián, nos contó como sicarios lo dieron por muerto luego que fue víctima de un ataque, el pasado 20 de agosto donde le dispararon en tres oportunidades en la cara. Desde entonces Filemón buscó justicia para encontrar a los sicarios, jamás pensó que el autor intelectual de su intento de muerte, sea su propio hijo Glóver Peñaranda Carballo. El móvil fue la herencia de dinero. “Nunca pensé que fuera mi hijo, yo apuntaba a otras personas”, confesó.

Él quería su parte y alquilar el terreno que les entregué como herencia”, explicó a Red Uno de Bolivia, Filemón Peñaranda. Se decía además que el hijo habría actuado por venganza porque su padre lo abandonó, acusaciones que la víctima negó. “No lo abandoné solo que su madre me pidió que me vaya y como es mujer le dejé la casa”, dijo mientras se acariciaba las cicatrices en el rostro que le dejó el ataque de los sicarios.

También te puede interesar: Mujer muere estrangulada en una granja de pollos

Referente al perdón para su hijo, Filemón dijo que deja todo en manos de la justicia, sin embargo, más adelante se entrevistará con su hijo. “No puedo decirle hijo vení te voy a perdonar, pero más adelante conversaré con él”, dijo. Hoy su hijo y uno de los matones fueron enviados con detención al penal de Palmasola.

Compártelo en redes sociales