La Cámara Automotor Boliviana (CAB) inició acciones judiciales contra importadores ilegales de vehículos. En este proceso ha sido incluido Raúl L. sindicado por supuesto enriquecimiento ilícito al haber importado en dos meses más de 100 vehículos.

Durante la jornada de ayer, este ciudadano se abstuvo de declarar ante el Ministerio Publico. Al final fue liberado por no haberse encontrado indicios de culpabilidad en su contra, declaró su abogado Luis Antezana.

Raúl L. señaló en su defensa que su oficio es el de gestor aduanero independiente, no trabaja en la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) y es ajeno a cualquier responsabilidad en la importación y propiedad de los vehículos aludidos.

Su trabajo,-según su propia versión- consiste únicamente en la nacionalización de vehículos, para lo cual tiene un NIT de una empresa unipersonal y realiza trámites para terceros.

La fiscal Nardy Ávila señaló que se ha programado citar a dos personas representantes de autoventas en calidad de testigos durante el curso del proceso. Se conoce además que existen dos funcionarias de la Aduana Nacional de Bolivia implicadas en este caso, en tanto el abogado de la CAB, Jerjes Justiniano enfatizó que este tipo de delitos generan un daño económico al Estado superior a los 100 millones de dólares, cifra similar en pérdidas que sufren los importadores formales autorizados cada año.

Compártelo en redes sociales