POLÍTICA

Red Uno Bolivia.- El Gobierno reitera su posición sobre el caso Carlos Mesa y su reunión con el encargado saliente de negocios de los Estados Unidos, Peter Brennan. Aseguran que no hay persecución ni espionaje sino fue infidencia. También, hablaron también de la foto de Brennan con analistas y periodistas a quienes tildaron de contrarios al Estado.

Mientras que los opositores piden a las autoridades que se les muestre una disposición donde diga que un representante extranjero o de un organismo tiene que pedir permiso para reunirse con cualquier funcionario, como sucedió con el ex presidente. Si se promoviera alguna acción ilícita debe denunciarlo y probarlo ante el Ministerio Público.

También te puede interesar: Peter Brennan: “Bolivia tiene mucho potencial”

 

Compártelo en redes sociales