Cusi, afirmó que lo hizo: “Como una forma de escupir al sistema político, totalitario y corrupto”, por lo que no se arrepentía, ya que durante todo el proceso que se le sigue se habrían vulnerado todos sus derechos e incluso se la habría dado muerte civil al dar a conocer que padece una enfermedad terminal. Su molestia con el parlamentario Borda, se debe a las críticas que recibió durante la audiencia en la que cuestionaron que el ex magistrado consultaba a la hoja de coca para emitir sus fallos cuando aún ejercía el cargo en el Tribunal Constitucional.

Para este jueves, debería recibir sentencia de la Asamblea Plurinacional  por el juicio iniciado en el año 2015, por los supuestos delitos de resoluciones contraria a la ley, incumplimiento de deberes y prevaricato al dejar en suspenso la aplicación de la Ley del Notariado. Proceso que inicialmente tenía junto a las ex magistradas Sandra Chanez y Mónica Velásquez de las cuales una renunció y otra fue destituida.

Sobre el proceso Gualberto Cusi concluyó diciendo que su suerte estaba definida ya que la Constitución Política del Estado, está siendo utilizada como le conviene al Gobierno, ya que no existiría el pluralismo jurídico. “En Bolivia, se viviría una monarquía y el rey es el Evo Morales, él sería quien decide”.

Compártelo en redes sociales