La familia que sufrió heridas por la explosión a causa de una fuga de gas de una garrafa, padre, madre e hijo están internados con pronóstico reservado. Este hecho ocurrió la noche del miércoles cuando llegaban a su domicilio en el Plan 3000, barrio Johnny Fernández, a las 19:00 horas, ingresan al cuarto donde viven y al enchufar el televisor se provoca una chispa, lo que desemboca en las llamas del gas que se encontraba en el ambiente, dejando con quemaduras de hasta tercer grado.

El menor se encuentra en el hospital de niños “Mario Ortiz” y corre el riesgo de perder un miembro de su cuerpo, no puede abrir los ojos pero pregunta por sus padres. Ellos están en el hospital San Juan de Dios, de momento no hay informe médico sobre ellos, la familia pide que sean derivados a una sala de quemados ya que se encontrarían en el pasillo junto a otros pacientes con diagnósticos distintos.

 

Seguir leyendo
Compártelo en redes sociales