INTERNACIONAL 

Red Uno Bolivia.- El indulto no solo exime al expresidente peruano Alberto Fujimori de seguir en prisión por la muerte de 25 personas en dos matanzas del grupo militar encubierto Colina, sino que también lo libra de ser procesado por otra matanzas y secuestros durante su mandato (1990-2000). Kuczynski consideró que un informe médico remitido a la comisión de gracias presidenciales tenía argumentos suficientes para indultar a la exautoridad.

Esa decisión desató una enorme crisis política en la que hubo manifestaciones cerca del domicilio del presidente y acusaciones de “traición a la patria” de personas como Verónika Mendoza, líder de la izquierda y clave para el ascenso de Kuczynski al poder.

Los familiares de las víctimas anunciaron que recurrirán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) para que anule el indulto, al que consideran como un acto de impunidad, según el abogado Carlos Rivera, del Instituto de Defensa Legal, que aseguró lo harán basados en la convicción de que el indulto no se otorgó por las razones médicas aducidas en la resolución, sino por un “acuerdo político bajo la mesa” entre Kuczynski y Fujimori para que el primero pueda seguir gobernando a cambio de la libertad del segundo.

También te puede interesar: ¿Cómo es el juicio de destitución al que se enfrenta Kuczynski?

Compártelo en redes sociales