INTERNACIONAL 

Red Uno Bolivia.- El principio de acuerdo alcanzado por los republicanos y demócratas del Senado Estadounidense permite esquivar un nuevo cierre de la Administración federal, como el que a mediados de enero dejó en casa a unos 800.000 funcionarios considerados no esenciales, que solo se resolvió mediante una prórroga temporal de los fondos. Del mismo modo, admite el gasto tanto en defensa como en educación y sanidad, pero deja pendiente la controvertida cuestión de la reforma migratoria y la situación de los dreamers (soñadores), que por el momento aseguran será abordada más adelante.

“Por primera vez en años, nuestras fuerzas armadas tendrán más de los recursos que necesitan para proteger a Estados Unidos”, dijo McConnell, sobre una de las prioridades compartidas tanto por republicanos y demócratas.

Referente al aumento de los gastos públicos, varios congresistas conservadores protestaron. Y la líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, advirtió que votará en contra del acuerdo alcanzado en el Senado si no se introduce un debate sobre la cuestión migratoria.

También te puede interesar: Trump quiere mantener Guantánamo, el muro y el rechazo al inmigrante

Compártelo en redes sociales