INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Este viernes estalló la guerra comercial entre los gigantes Estados Unidos y China, y la mayoría de naciones del mundo se pregunta les puede afectar a su economía una batalla arancelaria entre los dos más grandes exportadores del mundo.

Estados Unidos lanzó el primer bombazo con un aumento de impuestos sobre productos chinos por un valor de 34.000 millones de dólares anuales, dando el zarpazo que materializó el fracaso de las discusiones por la acusación de Donald Trump contra los chinos de competencia desleal.

También le puede interesar: China demandó a Estados Unidos en la OMC por aumento de aranceles

Estados Unidos impuso un nuevo arancel del 25% sobre una lista de 818 productos procedentes de China (correspondientes a la industria aeroespacial, tecnologías de la información y la comunicación, robótica, maquinaria o automoción, entre otros) que suman los citados 34.000 millones de dólares en importaciones anuales aproximadamente.

Los primeros afectados son los estadounidenses que pretendan adquirir artículos como teléfonos móviles o aparatos electrónicos, así como muchas fábricas que reciben componentes de otras plantas chinas, como las automovilísticas.

China no se quedó de brazos cruzados y respondió culpando a Trump de causar la mayor guerra comercial de la historia económica hasta la fecha y con la activación de tarifas impuestas en junio: 545 productos como la soja, el cerdo, el acero, el wiski o los automóviles, serán objeto de aumento en sus aranceles por un monto de 34.000 millones que recibe una tasa adicional del 25%.

El escenario no vislumbra mejoras: ambas potencias se han cruzado amenazas de nuevas cargas aduaneras por hasta 400.000 millones más.

Compártelo en redes sociales