INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Este viernes falleció un rescatista que trataba de evacuar a los doce niños y un adulto que se encuentran atrapados en una cueva en el norte de Tailandia luego de que las autoridades anunciaran que el tiempo para evacuarlos era “limitado”. Han transcurrido trece días desde que los trece entraron a las cuevas para resguardarse de la lluvia y quedaron atrapados.

Tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno“, anunció el vicepresidente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck. De momento, un buzo experimentado necesita 11 horas para hacer un viaje de ida y vuelta hasta donde están los niños: seis de ida y cinco de vuelta gracias a la corriente.

También le puede interesar: Niños atrapados en cueva de Tailandia fueron encontrados por buceadores británicos expertos en rescates peligrosos

La muerte del exbuzo de la marina tailandesa demuestra que la vida de los niños y su entrenador de fútbol, corre peligro por la complejidad de su evacuación lo que genera consternación en las autoridades tailandesas, tan sólo tres días después de que la alegría surgida por las imágenes de los niños y el adulto captadas por los buzos que los encontraron sanos y salvos, pero que no pudieron evacuarlos de inmediato, sólo brindarles provisiones mientras estudian el método para extraerlos de Thuam Lang, que consta de diez kilómetros de largo y es laberíntica.

“En un principio pensábamos que los niños podrían quedarse durante mucho tiempo. Pero la situación ha cambiado y ahora nos queda un tiempo limitado“, declaró ante la prensa el jefe de los comandos de la marina, Apakorn Yookongkaew, uno de los responsables de la célula de crisis.

Yookongkaew también explicó que han repartido botellas de oxígeno a lo largo de la cueva para intentar aprovisionar a los niños y sus acompañantes, entre ellos, su entrenador de fútbol. Pero no precisó si intentarán rescatarles este viernes, un día en el que volverán a caer lluvias monzónicas en esta región montañosa de Tailandia.

Este exmiembro de los comandos de la Marina tailandesa “perdió el conocimiento en el camino de vuelta, su compañero de buceo intentó ayudarle y llevarlo”, precisó el jefe de los comandos de la Marina.

De momento, un buzo experimentado necesita 11 horas para hacer un viaje de ida y vuelta hasta donde están los niños: seis de ida y cinco de vuelta gracias a la corriente

“Aunque hayamos perdido a un hombre, seguimos teniendo fe en nuestra misión”, aseguró, con la voz temblorosa, el viernes por la mañana.

Los socorristas trataban el viernes de avanzar al máximo en sus preparativos de evacuación antes de que retorne la lluvia, según las previsiones. Esperan poder, con ayuda de bombas, que el nivel del agua baje a tiempo lo suficiente como para que los niños puedan salir de allí sin tener que bucear o haciéndolo en momentos contados.

Compártelo en redes sociales