INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Un sujeto que se hacía pasar como sacerdote, identificado como Germán Restrepo Quintero,  creó un grupo semillero de niñas en una iglesia ortodoxa cristiana denominada Jesús de la Buena Esperanza en Cúcuta, Colombia. Se ganó la confianza de la comunidad situada en el departamento de Santander, donde drogó y violó a varias niñas.

Para ingresar al grupo semillero el sujeto exigía a las participantes beber una supuesta “agua bendita” con la cual las drogaba y una vez en estado inconsciente las violaba. Los familiares de las victimas denunciaron el caso a la Policía.

 

Iniciada las investigaciones el Ministerio Público de Colombia, se basó en los antecedentes del denunciado recordando que en 2005 Restrepo Quintero fue condenado a 37 meses de prisión por causar daños graves a la salud de varios pacientes que atendió en el municipio de Soacha, donde se hacía pasar por médico naturista.

También te puede interesar: Papa Francisco defiende a obispo acusado de encubrir pedofilia

Compártelo en redes sociales