INTERNACIONAL 

Red Uno Bolivia.- Ocurrió en Oriol, una ciudad ubicada 360 km al sudoeste de Moscú, Rusia, donde una joven rusa asesinó a su novio durante un juego sexual. Según los vecinos, la víctima, Dmitry Sinkeich, un soldado de 24 años vivía con Anastasia Onegina, de 21 años, en un departamento donde apareció descuartizado.

Iniciada las investigaciones la culpable confesó a la policía que asfixió a su novio, durante una práctica sexual sadomasoquista, una vez fallecido, ella lo decapitó, le cortó los genitales, las mejillas y las extremidades, le quitó varios dedos de las manos y los pies, para, finalmente, destriparlo.

El macabro crimen fue descubierto luego de que la hermana de Anastasia, preguntando que qué estaba haciendo. Y ella respondió “Estoy descuartizando a mi novio“. Por lo que dio aviso a la Policía, las indagatorias revelaron que la pareja era amante de las prácticas eróticas BDSM (bondage, disciplina, dominación, sumisión, sadismo y masoquismo) que, según los investigadores llevaron al hombre a la muerte.

También te puede interesar: Padre que descuartizó a su hijo confesó el brutal crimen

Compártelo en redes sociales