INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Trabajadores humanitarios que desempeñan funciones en campos de refugiados de la ONU, han denunciado que colaboradores fuerzan a las mujeres a intercambiar alimentos y transporte (asistencia humanitaria) por favores sexuales. Aseguran que la explotación sexual es tan extendida que algunas mujeres sirias se rehúsan ir a los centros de distribución porque la gente supondría que ofrecieron sus cuerpos a cambio de la asistencia que reciben.

Sin embargo las agencias de la ONU y los otros organismos vinculados a la cuestión afirman que siguen una política de cero tolerancia y que no estaban al tanto de ningún caso de abuso por parte de sus organizaciones asociadas en la región.

El organismo Voces de Siria 2018, informó que esta misma situación se vivió en un campamento de Jordania, concretamente en marzo de 2015. “Había ejemplos de mujeres o niñas contrayendo matrimonio con funcionarios durante un corto período para ofrecer servicios sexuales a cambio de recibir alimentos, distribuidores solicitando los números telefónicos de mujeres y niñas, transportándolas a sus casas a cambio de algo o recibiendo ayuda humanitaria a cambio de una visita en sus casas, tales como pasar la noche con ellas.

También te puede interesar: Siria: 250 civiles han fallecido en bombardeos en Guta Oriental

Compártelo en redes sociales