El pequeño Tyrese Glasgow junto a su mamá y hermana llegaban al colegio cuando se percató que había olvidado sus libros en casa, tomó la decisión de regresar a su domicilio por sus cuadernos, sin embargo cuando llegó al lugar se dio cuenta q también había olvidado la llave de su casa.

No aguanto la presión y ante la impotencia de haber olvidado todo y regresar con las manos vacías al colegio decidió quitarse la vida.

La mamá recibió una llamada, donde le informaron que el pequeño no había ido a estudiar ese día. Cuando la mamá llegó a su casa, encontró a su hijo colgado.

“Le afectaba mucho cuando se metía en problemas. Se quedaba muy triste y molesto, con los puños cerrados. Le costaba contener sus emociones y pasaba mucho tiempo hasta que se calmaba”, detalló la madre de Glasgow.

Compártelo en redes sociales