El calvario del joven inició el viernes  19 de mayo cuando tomó un taxi, pero se encontró con la sorpresa de que tres mujeres abordaban el mismo vehículo, quienes cambiaron la ruta de la víctima y le ordenaron sentarse en el asiento delantero para luego inyectarle una aguja que lo dejó inconsciente.

Posteriormente el hombre despertó atado en una habitación donde le obligaron a tomar una bebida energizante para luego proceder a violarlo por turnos durante todo el día.

El hombre acudió a las autoridades después de que fue abandonado en un campo abierto en Benoni, cerca de 30 millas al sur del centro de Pretoria, el lunes 22 de mayo.

La policía de Pretoria Sudáfrica se encuentra en intensa búsqueda de las tres mujeres abusadoras sexuales.

Compártelo en redes sociales