INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- La menor de tan solo tres años fue abandonada en un hospital de la ciudad de Bogotá, Colombia al promediar una semana, luego de sufrir fracturas de cráneo, heridas en sus genitales por violación y quemaduras en el pecho y espalda producidas por ácido. El ataque habría sido perpetrado en una guardería clandestina donde se cuida a hijos de trabajadoras sexuales.

El ataque causó conmoción en Colombia debido a su crueldad y a la gravedad de las heridas al tratarse de un infante. Según se conoció, la víctima estuvo a cargo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) durante un año, antes de que le dieran su custodia a su abuela por negligencia de su madre.

En tanto, el alcalde de la capital, Enrique Peñalosa, se pronunció al respecto: “Nos duele profundamente lo que ha pasado con la infante. Este es un crimen atroz y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para capturar al criminal”, manifestó.

De acuerdo a las hipótesis que manejan las autoridades policiales, establecen que la madre dejó a su hija en una guardería clandestina en el barrio de Santa Fe, y que la niña pudo haber estado a cargo de distintas personas en varias viviendas de este sector y, por tanto, pudo haber sido violentada por más de un individuo.

La pequeña se encuentra bajo custodia del ICBF, donde su directora, Karen Abudinén, manifestó que se le está proporcionando todo lo que ella requiere y que se encuentra bajo protección y cuidado con un  equipo interdisciplinario que la compaña permanentemente. “Pido a todos, respeto a su intimidad”, expresó Abudinén.

También te puede interesar: Conmoción en Colombia por un caso de torturas en un internado

Compártelo en redes sociales