INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Las ejecuciones tuvieron lugar en el distrito de Achin, en la provincia de Nangarhar, considerado el bastión del grupo en el país y donde hace meses surgieron una serie de disputas entre facciones que todavía continúan. El número de yihadistas presentes en Nangarhar se ha reducido con las continuas ofensivas aéreas y terrestres de las tropas afganas e internacionales.

Con cada vez menos yihadistas en sus filas y su aparato propagandístico fuertemente dañado, el grupo terrorista Estado Islámico enfrenta una crisis interna, por lo que decapitó a 15 de sus propios combatientes en Afganistán.

El grupo terrorista sunita pidió a sus fieles el control de todos los grandes centros urbanos que en 2014 conquistó en Siria e Irak, pero apenas resiste en una franja de desierto en la frontera entre ambos países.

También te puede interesar: ISIS amenaza al Mundial de Rusia 2018

Compártelo en redes sociales