INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Cuando la embarcación estaba por emprender su recorrido a Mar del Plata, ‘Beto’ pidió excusarse de la misión por causa de su madre: la habían internado en su provincia natal. El tripulante recibió el permiso de sus superiores, que le pagaron el traslado, y viajó para acompañarla. Sin imaginar lo que sucedería a los pocos días.

Pero ayer, cuando el vocero de la Armada confirmó que hubo una explosión dentro de la nave, ‘Beto’ se desilusionó. Según el reporte oficial, el siniestro se dio a 430 kilómetros de la costa, a unos 60 kilómetros de la última ubicación reportada por el comandante, a la altura del Golfo de San Jorge.

Hubo otros oficiales que descendieron o no llegaron a embarcar en la base naval de Tierra del Fuego. El teniente de fragata Juan Gabriel Viana y el suboficial Ramiro Adalberto Pérez tampoco.

También te puede interesar: ¿Por qué es tan difícil encontrar al submarino ARA  San Juan?

Compártelo en redes sociales