NACIONAL 

Red Uno Bolivia.- Luego de que una religiosa fuera enviada con detención preventiva al Centro de Orientación Femenino (COF) de Obrajes por agredir a un anciano en el asilo San Ramón, en La Paz, la Conferencia Episcopal Boliviana (CEP) pidió una investigación amplia sobre el caso, sin embargo exhortó a que la agresión “no se convierta en un linchamiento social” hacia la Iglesia Católica.

El secretario General adjunto de la CEB, sacerdote José Fuentes, manifestó que el vídeo no puede juzgar la actuación de la monja ni de la congregación que trabaja al servicio de los ancianos, y que el caso es totalmente aislado. 

También te puede interesar: Vaticano autoriza a monjas usar redes sociales pero con discreción.

 

“Si ha habido malos tratos hay que investigarlos y hay que asumir responsabilidad pero tampoco queremos que se convierta esto en una especie de linchamiento social porque un video tampoco puede buscar una juzgación ni de la misma hermana y menos aún de la congregación que ha trabajado más de 100 años al servicio de los ancianos”, afirmó Fuentes.

En audiencia de medidas cautelares, la monja fue enviada con detención preventiva al Centro de Orientación Femenino (COF) de Obrajes por la presunta comisión del delito de violencia familiar o doméstica y discriminación contra un adulto mayor.

El Monseñor dijo que todos los adultos mayores del asilo San Ramón están siendo cuidados y pidió tranquilidad a los familiares de los internos por un caso fortuito.

 

Compártelo en redes sociales