Chelsea Manning, quien en 2010 era hombre y filtró un número récord de documentos secretos a WikiLeaks. En la cárcel cambió de sexo y se intentó suicidar dos veces.

Tras recibir la conmutación firmada por Barack Obama, Manning expresó en su cuenta Twitter que “la libertad era solo un sueño, y difícil de imaginar”, pero “ahora está aquí” y eso la “mantiene viva”.

Manning fue sentenciada a 35 años de prisión tras ser condenada en 2013 por robar 750.000 páginas de documentos y videos antes de filtrarlos a WikiLeaks, una de las filtraciones más grandes y comprometedoras de información clasificada en Estados Unidos.

Sin embargo, en enero pasado, el entonces presidente Barack Obama conmutó la sentencia de Manning, antes de terminar su mandato, proporcionándole así una fecha de liberación mucho más temprana de lo esperado

 

Compártelo en redes sociales