INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Cuatro niños y tres adultos fueron hallados muertos este viernes en una propiedad rural cercana a la región de Margaret River, en el oeste de Australia, en un aparente caso de asesinato seguido de suicidio, según reporte de la Policía local.

El informe policial dice que recibió una llamada telefónica por la mañana, para luego descubrir en el lugar de los hechos «un incidente horrible». Cinco cuerpos fueron encontrados dentro y dos en el exterior. Los investigadores no buscan a ningún sospechoso, lo que hace pensar que se trata de varias muertes seguidas de un suicidio. «Por ahora, no puedo decir que tengamos ninguna información susceptible de suscitar la preocupación por la seguridad de la gente», ha declarado Chris Dawson, el comisario de policía del Estado de Australia-Occidental. «No hemos establecido la relación con los otros miembros de la familia. Todo lo que puedo confirmar es que hay cuatro niños y tres adultos fallecidos». La edad de los menores no ha sido revelada. «Parece que hay heridas de bala, pero no pudo avanzar nada más, solo decir que dos armas de fuego han sido encontradas en el lugar», ha añadido el comisario Dawson.

Los asesinatos de este tipo son raros en Australia, donde las leyes sobre las armas de fuego son muy estrictas. Todas las armas deben ser registradas, pero un buen número de ellas son importadas de forma ilegal en el país por el crimen organizado. Si se confirmase que el caso es un asesinato, se trataría de la peor matanza en Australia desde una masacre que causó 35 muertos en 1996 en Port Arthur, en Tasmania. Las víctimas vivían en un apartamento de la propiedad, situada a una decena de minutos en coche de Margaret River, destino turístico conocido por su vino, el surf y por la belleza de sus paisajes.

Felicity Hanes, una vecina, ha declarado a la cadena australiana «ABC» sobre la familia: «Eran personas adorables. Estaban muy comprometidos con la comunidad, hacían lo que podían para que fuera segura, por eso ha sido tan chocante». El comisario Dawson se ha negado a decir nada más sobre la llamada de teléfono que alertó a la Policía. «La pérdida de toda vida es trágica, pero cuatro niños y tres adultos es una tragedia significativa», ha afirmado.

También le puede interesar: Autor de masacre en Florida escapó de la escuela luego de disparar a quemarropa

Compártelo en redes sociales