El hecho se produjo mientras se realizaba un partido oficial de la categoría Sub-12 entre Oriente Petrolero y Saguapac cerca de las 10h30.

El paramédico de la Unidad de Bomberos, Manuel Condori, confirmó el sábado la muerte de un menor de dos años y medio de edad, que llegó sin signos vitales a la clínica Santa María, tras ser aplastado por una torre de luminarias del estadio Real Santa Cruz, que cayó por los fuertes vientos, además de otras cinco personas heridas.

La víctima fatal fue identificada como Darwin Melendres Jerez, quien estaba en la tribuna de preferencia junto con su madre y su tía que resultaron heridas en el accidente.

El director de la clínica Santa María, Erlan Gutiérrez, confirmó que el cuerpo del menor fue depositado en la morgue de ese nosocomio y recalcó que no se le pudo prestar ninguna atención porque llegó sin vida al centro.

Informó que entre los cinco heridos se cuentan tres mujeres adultas y dos menores que fueron trasladados a distintos centros médicos de la ciudad.

Una de las heridas fue identificada como Elizabeth Ayllón de 30 años de edad, quien tuvo que ser rescatada con el uso de una grúa debido a que la parte inferior de su cuerpo quedó atrapado debajo de la columna de concreto de la torre.

Compártelo en redes sociales