INTERNACIONAL 

Red Uno Bolivia.- Jahantab Ahmadi, nacida en la aldea Ushto de la provincia central de Daikundi, fue catalogada como la mujer del año en Afganistán, por su firmeza y deseo de superación personal al querer aprobar el examen para ingresar a la Universidad.

Ella fue criada en el seno de una familia muy pobre y finalizó el noveno grado a sus 18 años (hecho que normalmente lo terminan niños de 14 y 15 años, cuando tienen todas las posibilidades). Posteriormente se casó con un agricultor analfabeto y un año después tuvo su primer hijo, hecho que no fue obstrucción para que continúe estudiando.

Te puede interesar: Atentado suicida del ISIS deja 40 muertos en Afganistán

Todos los días caminaba durante dos horas hasta la escuela y en 2013, terminó el último grado de secundaria, pero lamentablemente no pudo seguir con sus estudios en ese momento, sin embargo, después de dar a luz a su tercer hijo, nuevamente se vio motivada para cumplir uno de sus grandes sueños.

Con mucha dificultad, llegó a Nili, capital provincial de Daikundi, junto a su pequeño hijo de tres meses, para poder hacer la prueba de ingreso a la universidad, pero durante el examen, el bebé empezó a llorar por un dolor en el oído. Ella se levantó del escritorio, se sentó en el suelo para tratar de consolar al niño y mientras tanto continuó respondiendo con una mano a las preguntas del examen.

En Afganistán las niñas representan el 39 % de los estudiantes en colegios y en zonas urbanas, el 24 % en áreas rurales donde las familias obligan a las niñas a dejar los estudios tras casarse, pero en el caso de Jahantab encontró el apoyo incondicional de su marido, algo realmente poco habitual en la conservadora sociedad afgana.

La poderosa imagen fue fotografiada por un profesor que vigilaba el examen, la compartió en las redes sociales y se volvió viral en cuestión de horas. Dicha publicación cambió su vida completamente a tal grado que fue invitada a Kabul. Una ONG con sede en el Reino Unido ha recogido 11.000 libras para apoyarla y el Gobierno del país le ha prometido pagar la renta de una casa en Kabul y sus gastos universitarios durante cuatro años.

 

 

Compártelo en redes sociales